El poder de la oración y del perdón

El mundo idílico de Immaculée Ilibagiza se vino abajo en 1994, cuando Ruanda fue víctima de un genocidio sangriento que sesgó las vidas de más de un millón de personas. De pronto, Immaculée pasó de ser de una universitaria con "una vida preciosa" a una persona que hacía lo que fuera necesario para sobrevivir.

Durante 91 días, ella y siete mujeres más permanecieron escondidas, hacinadas en el baño de un pastor de la localidad, mientras cientos de asesinos armados con machetes las buscaban. Sin embargo, hasta en esas circunstancias extremas, Immaculée supo descubrir el poder de la plegaria y forjó una relación profunda y duradera con Dios.

Gracias a ello, al final pudo buscar y perdonar a los asesinos de su familia. Este no es más que el punto de partida de su historia; también descubrirá el increíble camino que la llevó a convertirse en escritora y conferenciante, que habla para públicos de todo el planeta.

Su increíble viaje servirá de inspiración a cualquiera que haya pasado por el miedo, el sufrimiento y la pérdida. Como ella afirma, al compartir su historia hace saber a los demás que siempre hay esperanza, pase lo que pase en el mundo.

1 comentario...escribe el tuyo!

  1. Que tremendo testimonio de esta mujer. Dios puede cambiar la maldicion en bendicion. Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar

Lo + leído esta semana