La influencia de la Luna sobre las personas

¿Alguna vez te has preguntado si en realidad la luna afecta tus emociones o son solo ideas tuyas? 
Bueno, esta creencia ya no es solo terreno del esoterismo, pues especialistas de diversas áreas se han interesado en este fenómeno y confirman que la luna efectivamente influye en nuestro estado de ánimo y no solo es una leyenda o superstición popular. 

Por ejemplo, un estudio realizado en Suiza reveló que el ciclo lunar afecta la duración y efectividad de nuestro sueño. Además, determinó que en los días de luna llena las oficinas policiales y hospitales registran un mayor número de accidentes y aumenta el número de admisiones psiquiátricas; me gustaría agregar que, amigos cercanos que trabajan en hospitales, me han comentado como los partos, efectivamente se incrementan en luna llena. 

También tenemos estudios como los del neurólogo y autor del Método Somático, Mark Filippi, quien encontró influencia directa entre la fase lunar y diversos cambios en el cuerpo humano, como algunos de los que mencionaremos a continuación. 

Luna nueva 
Aunque esta fase lunar, es marcada precisamente porque no podemos ver la luna, esto no quita que sea una fase realmente poderosa. 

En los días de luna nueva, las personas tienden a ser más asertivas y conscientes de su propio poder personal, por lo que emprender un nuevo proyecto y tomar decisiones importantes podría ser muy beneficioso. 

Cuarto menguante 
Las investigaciones coinciden en que en esta fase lunar se busca realizar más actividades de diversión y descanso. La gente se muestra más distraída y puede llegar a relajarse demasiado. 

Cuarto creciente 
El Dr. Mark Filippi descubrió que durante esta fase lunar las personas se sienten con mucha más energía, concentración mental y creatividad. Por ello, debe aprovechase este momento para idear, planificar o trabajar en nuevos proyectos. 

Luna llena 
Esta fase lunar podría ser la más peligrosa. Como ya comentamos, durante esta fase se identifican mayor movimiento en estaciones de policía y hospitales, tal vez relacionado con la tendencia a actitudes agresivas y defensivas. 

Además, la luna llena influye en nuestra cantidad de sueño, la cual se reduce hasta en un 30% al pasar por esta fase lunar.
Leer más>>

Lunas Julio 2017

Luna Llena 
8 de julio

☾Cuarto Menguante☾ 
16 de julio

Luna Nueva 
23 de julio

☽Cuarto Creciente☽ 
30 de julio
Leer más>>

Aprendiendo a confiar en la intuición

Hace un par de fines de semana salí con mi familia. En una parada que hicimos, mi hermano decidió comprar en una maquinita de monedas, de esas que hay en algunas tienditas.

La máquina daba unas pelotitas plásticas que rebotan mucho y contenía en su interior de varios colores: rosas, verdes, naranjas, amarillas, etc. Y, a cambio de cinco pesos podías obtener una de ellas al azar.

A modo de juego, mi hermano metió la moneda y me pregunto “¿de qué color va a salir? Yo respondí casi sin pensar: “¡rosa!” después hice una breve pausa y le dije “no, ¡morada!”. Fue una respuesta intuitiva, pero cuando la lancé, mi lado lógico comenzó a cuestionarse por qué había dicho esos colores si, en primera, solo podía ser un color y, en segunda, parecía más lógico ver las posibilidades asomándome a la máquina, viendo al fondo y tratando de observar los colores de las pelotas más cercanas al dispensador… eso hice y cambié mi respuesta a otro color…

Mi hermano giró la manilla y esta parecía girar más de lo usual… la hizo de emoción y colocó la mano para recoger la pelota. Pero cual sería nuestra sorpresa, al abrir la puertita metálica y ver que ¡salieron dos pelotitas! ¿de qué colores? Una rosa...y una morada :O

Así es… contra toda lógica y pronostico, mi intuición inicial había acertado totalmente… pero noooo, la traicionera mente no me permitió confiar en ella… como suele suceder.

La vida diaria está plagada de momentos como el anterior, en que no sabemos porque o como, pero percibimos o conocemos ciertas cosas más allá de la razón, sin embargo, ante la falta de lógica de donde proviene aquel conocimiento, solemos ignorar esa voz que susurra dentro nuestro para reemplazarla por opciones que parecieran más fundamentadas, certeras y lógicas.

Hay que empezar a confiar en nuestra intuición, en esa sabiduría interior que siempre ha estado ahí, pero que ha ido ahogando su voz ante los gritos del ego y de la razón. Todos los días podemos tratar de reconectar con ella, hay muchas oportunidades de ejercitarla y reestablecer un vínculo que nos permita guiarnos por nuestra voz interior, y esas oportunidades pueden ser tan simples como el ejemplo anterior.

Si comenzamos a escuchar y confiar en nuestra intuición para detalles tan pequeños como el saber el color de una pelotita, podremos ir desarrollando la confianza necesaria para hacerlo también en cuestiones más trascendentales y de importancia para nuestra vida: ¿me conviene más el trabajo A o el B?, ¿debería continuar con esta relación?, ¿es este viaje bueno para mí? Y a medida que comprobemos que nuestro interior en realidad tiene muchas respuestas y sabe el mejor camino para nosotros, aprenderemos primero a reconocer la voz de nuestra intuición (sin confundirla con respuestas que puedan venir desde nuestros egos, inseguridades, etc.) y después a actuar acorde a su consejo.

Finalmente, quisiera compartir con ustedes un pequeño consejo que hace años un par de personas muy sabias me dieron para diferenciar entre la voz de la intuición y aquella que proviene del ego: “la voz del ego grita, pero la de la intuición susurra”… por eso hay que estar más atentos,  callar el parloteo de nuestro interior, para alcanzar a escuchar a nuestra intuición. Inténtalo y nos cuentas ;)

Luz y Amor.
Leer más>>

El Diezmo

Dentro del Curso de Abundancia en 22 días vemos una lección dedicada al diezmo

En mis recuerdos, la primera memoria que tengo de este término se remonta a mis días de católica, en donde se invitaba a los feligreses a aportar parte del dinero que ganaban para la iglesia.

Mucho tiempo no entendía esta dinámica… es más, creo que hasta me provocaba rechazo… pero ahora veo que era porque no lo entendía… creo que olvidé o no conocía, uno de los principios que más suelen regirnos por aquí: “Toma lo que te resulte de utilidad y deja el resto para después”. Ésta era una de esas cosas que había que dejar para después.

Hace años, cuando hice el Curso de Abundancia en 22 días por primera vez, al llegar al capítulo del diezmo, entendí un poco mejor de que iba esta dinámica, al menos ya no la rechazaba y me gustó la idea de que el diezmo podía destinarlo a la causa que a mí me naciera hacerlo… esto da para hablar otro largo rato, pero hoy quiero enfocarme en el porqué de la importancia del diezmo, y dejar esto de a que o quien va nuestro diezmo para otra publicación.

Sin embargo, aunque ya hace años empecé a vislumbrar el poder del diezmo, hasta muy recientemente comencé a comprender más a fondo porque funciona. No creo tener la verdad absoluta, pero creo que por fin he comprendido porque esta práctica es importante en nuestro camino a la prosperidad y abundancia. Entendí que no se trata de ser “caritativo” o de estar haciendo el bien… se trata de dar y recibir, se trata de la “ley del péndulo”, lo que sale de ti regresa a ti, multiplicado y con mayor fuerza.

Si recordamos la Ley de Causa y Efecto del Kybalión (si no lo has leído, descárgalo de nuestro librero), recordaremos que toda acción que ejercemos, provoca una respuesta. Si vemos esto desde un punto de vista más elevado, todo es cuestión de energía, de vibración; en el caso del diezmo, si vemos más allá de lo físico, el dinero que podríamos dar a cualquier causa, se convierte en una vibración que sale de nosotros, lo que significa que dicha vibración volverá a nosotros (como ya decíamos en Facebook, aunque no sea de la misma fuente).

Para entender esto mejor, imagina un péndulo. Cuando un péndulo está detenido, solo requiere la aplicación de una fuerza en uno de sus puntos para comenzar a moverse. Digamos que esa fuerza es tu vibración. El péndulo se va a mover hacia el lado contrario de donde provino la fuerza, pero aquí viene la parte interesante: va a regresar hacia ti, y dependiendo de la fuerza con que tú lo has empujado, es la fuerza con la que va a regresar a ese punto; además, si observas un péndulo, este movimiento se dará en múltiples ocasiones, hasta que el péndulo solito se detiene. Es decir, solo requiere un movimiento tuyo para regresar multiplicandamente, aunque tu solo hayas aplicado fuerza (energía, vibración) una sola vez.

Y eso pasa con el diezmo; puede que tu solo estés dando una parte de tus ingresos a la causa de tu elección, pero esto te acerca más a la manifestación de tu abundancia, porque un solo movimiento tuyo, provocará un movimiento como el del péndulo: multiplicado y de regreso a ti, el punto de origen.

Una experiencia personal con el diezmo
Ya tenía tiempo que venía notando esto de que cuando das (más aún si es de corazón y con todas las ganas de hacerlo) tarde o temprano vuelve a ti; no solo hablo de cosas intangibles, en esta ocasión hablo muy específicamente de cosas materiales. Pero hace poco tuve una experiencia que me dejó todo muy claro y con la cual comprobé todo lo anterior.

Para el diezmo, hay que buscar una causa a la cual en verdad nos nazca aportar, esta parte es fundamental. Si tu diezmo lo das por mera obligación o porque esperas recibir algo a cambio, algo sucede que el proceso pareciera bloquearse o estancarse… tal vez esto tenga que ver con aquellas teorías de la física cuántica y el observadorPrometo escribir al respecto si algún día lo comprendo mejor.

Pero bueno, yo les iba a platicar sobre mi experiencia reciente. La semana pasada estaba viendo a un chico que tiene un show en vivo por internet; el chico es súper talentoso y hace todo solo. Amo su proyecto y disfruto mucho verlo para relajarme un poco antes de dormir.

Al ser una producción independiente, el chico se apoya de aportaciones de quienes lo ven para mantener y mejorar su transmisión. Por cuestiones técnicas, tenía tiempo que yo no podía verlo; la semana pasada por fin pude actualizar el software que me estaba impidiendo ver las transmisiones, así que cuando pude entrar me puse muy contenta; además, descubrí que contaba con una nueva modalidad para dar aportaciones, así que decidí usarla, además de para probarla, para apoyar el proyecto.

Lo que di, lo di de corazón, simplemente porque amo la transmisión y aportar es una forma de mantenerla en línea. Ya cuando escriba el post de a quién o que dar el diezmo, entenderán mejor porque algo que pudiera parecer “tan banal” entra dentro de lo que para mí se considera diezmo.

Total, que ese día di de todo corazón y nunca esperando que regresara… nada más que querer apoyar la trasmisión cruzaba por mi cabeza. Pero cual sería mi sorpresa un par de días después, al recibir una notificación de que tenía un donativo por aceptar para esta página.

Para quienes no lo sabían, una de las formas de mantener en línea “Esencia del Ser” es mediante donativos (si quieres saber más, te lo contamos todo aquí), pero este fue especial, porque en cuanto leí la notificación, me vino a la cabeza el aporte previo que había hecho al show que comenté.

El donativo, es uno de los más altos que hemos recibido y fue totalmente inesperado. Este ascendía a ¡20 veces más lo que yo había aportado al show!. No pude más que sentirme muy agradecida y convencida de que esto era una respuesta del universo aplicando sus leyes… y recordándome que sí, todo lo que das, regresa a ti.

Les cuento esto como ejemplo y si quieren, un tanto como motivación, para que se den cuenta de que trabajar con todo esto de la prosperidad y abundancia, da sus frutos y que, aunque a veces hayan conceptos y formas que van más allá de nuestro entendimiento, ¡si funcionan!

Total, los invito a probarlo y comprobarlo por ustedes mismos. Y si les interesa el Curso de Abundancia en 22 días que mencioné previamente, les dejo toda la información aquí; lo recomiendo ampliamente, ya que es un excelente primer paso para comenzar a identificar nuestros bloqueos y creencias limitantes y trabajar en reprogramarnos y reconectar con la abundancia y prosperidad.

¡Luz y Amor!
Leer más>>

Lo + leído esta semana