La Ley que te hace vivir lo que piensas

Aprende la Gran Verdad: LO QUE TÚ PIENSAS SE MANIFIESTA. “Los pensamientos son cosas”. Es tu actitud la que determina todo lo que te sucede. Tu propio concepto es lo que tú ves, no solamente en tu cuerpo y en tu carácter, sino en lo exterior; en tus condiciones de vida: en lo material, sí, tal como lo oyes. Los pensamientos SON COSAS. Ahora verás.

Si tú tienes costumbre de pensar que eres de constitución saludable, hagas lo que hagas, siempre será saludable. Pero cambias tu manera de pensar; te dejas infundir el temor de las enfermedades y comienzas a enfermarte. Pierdes la salud. Si naciste en la riqueza, es posible que siempre seas rico; a menos que alguien te convenza de que existe “el destino” y comiences a creer que el tuyo puede cambiar de acuerdo con los “golpes y reveses” porque así lo estás creyendo. Tu vida, lo que te ocurre, obedece a tus creencias y a lo que expreses en palabras. Es una ley. Un principio. ¿Sabes lo que es un Principio? Es una ley invariable que no falla jamás.

Esta ley se llama: EL PRINCIPIO DE MENTALISMO.

Si en tu mente está radicada la idea de que los accidentes nos acechan a cada paso; si crees que “los achaques de la vejez” son inevitables; si estás convencido de tu mala o buena suerte; lo que quiera que tú esperes normalmente, en bien o en mal, esa es la condición que verás manifestarse en tu vida y en todo lo que haces. Ese es el por qué de lo que te ocurre.

Lo anterior es un extracto del maravilloso libro “Metafísica 4 en 1” de Conny MéndezEste libro me cambió la vida; por allá de los años noventa llegó a mis manos y fue el primero en su género que devoré leí completamente. Aquello fue muy mágico, sincrónico y fue el momento cuando me di cuenta, de manera consciente, de mi profundo interés en el mundo espiritual.


Es un libro que recomiendo ampliamente y del que, afortunadamente, puedes disponer justo ahora. Solo tienes que entrar a nuestro LIBRERO donde contamos con una amplia variedad de títulos disponibles para descarga libre y gratuita, así que te invitamos a descargar “Metafísica 4 en 1” y abrir los ojos al mundo de infinitas posibilidades que se encuentra ante ti.
Leer más>>

La verdad detrás de santiguarse (versión corta de la persignación)

Anoche me sucedió algo extraño. A punto de dormir, de la nada, vino a mi mente la persignación.

Es difícil de explicar, pero fue como si algo me dijera que hay mucho más de lo que sabemos tras de ese gesto espiritual.

Desconozco si persignarse sea algo exclusivo de la religión católica, yo conozco este “ritual” por dicha religión, pero anoche, mientras mentalmente repasaba sus movimientos en mi mente, algo no terminaba de encajar, mientras que otros detalles se develaban ante mí.

Hoy decidí investigar un poco en internet para confirmar lo que anoche “percibí” pero no encontré mucha información. Sin embargo, esta búsqueda me ayudo a aclarar algunos puntos, como el hecho de que lo que yo llamaba persignarse es en realidad santiguarse, una forma abreviada de persignación.

Así que, para fines ilustrativos, a lo que me refiero específicamente es a este acto:
Lo primero que se develó ante mi anoche fue el hecho de que el segundo paso en esta santiguación está mal hecho. La mayoría de las personas hacen este toque en el pecho y debiera de ser más abajo, en lo que conocemos como plexo solar. Fue una certeza saber que de esta manera la santiguación o persignación es realmente efectiva ¿efectiva para qué? Ya lo veremos más adelante.

Así que esta mañana, al realizar mi investigación encontré algo realmente interesante y de lo que no me había percatado, lo cual parece dar razón a lo que de manera inexplicable supe anoche. Observa la siguiente imagen imagen:

La cruz invertida es un símbolo que algunos relacionan con satanismo y cosas diabólicas. Yo no soy tan extremista, pero si considero que la cruz invertida no maneja el tipo de energía que buscamos con un símbolo como la cruz o con el acto de persignarse.

La persignación y la cruz, son un símbolo de protección y cuidado, por lo cual, el realizar una cruz invertida, ya cambia esa energía originalmente buscada.

Hace tiempo, un gnóstico nos explicaba que la cruz simboliza el cruce del camino horizontal con el vertical. El primero, es el camino que regularmente transitamos por nuestra experiencia humana, en la que solo avanzamos en línea recta siguiendo una vida sin consciencia; en el vertical, nos reconocemos como seres espirituales, conscientes y responsables de nuestra evolución, por lo cual buscamos ascender o desarrollarnos para escalar a lo divino.

Por lo tanto, la cruz representa el cruce de ambos caminos, desenvolviéndonos como seres espirituales viviendo una experiencia humana y la cruz, cuando es usada en su forma original e inclusive cuando es completamente simétrica (el cruce se da justo en medio de ambas líneas), muestra nuestro equilibrio y camino a la ascensión.

Entonces, santiguarse es una forma de recordar e invocar esta consciencia y ascensión, además de simbolizar una protección que aleja las distracciones, egos y todo aquello que pudiéramos catalogar como “negativo”, manteniéndonos en un estado de calma y sensación de protección divina.

Si nos persignamos con el segundo toque en el pecho, estamos haciendo la cruz invertida, por lo que estamos haciendo lo contrario a lo que realmente deseamos; recuerda que la forma correcta de hacerlo es señalar la frente, el plexo solar, los hombros y finalizar en los labios.

Los chakras y la persignación o santiguación

Otro detalle que podemos observar al santiguarnos es que estamos tocando puntos energéticos importantes, además de realizar un movimiento continuo que los conecta.

El sexto chakra es donde iniciamos, para descender hasta el plexo solar o tercer chakra y de ahí nos dirigimos hacia dos chakras menos populares; en este punto, aun no me queda claro si se relaciona con los chakras pulmonares, los cuales se consideran secundarios y se localizan en nuestros pulmones/senos, o si la relación es con los chakras de los hombros, también considerados secundarios. Espero que el tiempo me aclare esto.

Finalizamos con un toque de nuestros labios, regularmente con un delicado beso sobre nuestros dedos que, por cierto, también se encuentran realizando una práctica esotérica más: un mudra.

Mudra en la persignación o santiguación

Mudra es una palabra en sánscrito que significa gesto y se utiliza para nombrar a los gestos sagrados que generalmente se realizan con la mano; aunque su origen es hinduista y budista, todas las religiones y muchas practicas espirituales (¡y hasta de la vida común diaria!) emplean mudras, aunque tal vez no los denominen de esta manera.
Nuestra mano derecha, símbolo del dar y primordialmente transmisora de energía,
forma un mudra con sus dedos.
El mudra que utilizamos en la persignación y en la santiguación, busca una conexión con la Divinidad o con la Energía y persigue un efecto espiritual de protección y cuidado.

Lo que percibí anoche fue exclusivamente simbólico y en relación a las posiciones y energía de los movimientos. Con relación a las palabras que suelen acompañar este acto, en realidad no recibí alguna información.

Todo lo que he expresado aquí es una mera conclusión y apreciación personal, en la cual confío porque la percibí personalmente; pero aún hay cabos por unir y puntos por ampliar y aclarar (como el de los chakras) y entiendo si alguien no comparte la percepción que se me ha revelado… como siempre hemos dicho: “No desmientas ni creas todo lo que está escrito… experimenta y descubre tu propia verdad; toma lo que te resulte de utilidad y deja el resto para después...”

Y si alguien quiere compartir algo relacionado al tema, bienvenido sea su comentario al final de esta publicación… tal vez entre todos logremos armar este rompecabezas ;)


¡Luz y Amor para tod@s!
Leer más>>

El mejor ejercicio para lograr un Viaje Astral

Hace tiempo que no hablábamos de los viajes astrales. Pero recientemente retomé la práctica y hoy quiero compartir con ustedes la mejor técnica que he experimentado para lograr un viaje astral.

He decidido dividir en dos partes la publicación: la primera, explicando cómo hacer el ejercicio, para quienes pasan de rapidito y solo están interesados  en aprender esta técnica y, una segunda, contando un poco de mi experiencia con este ejercicio en particular.

Ejercicio para lograr un viaje o desdoblamiento astral

Este ejercicio nació de la mezcla de varios consejos y técnicas que he probado y, hasta ahora, es la que me he dado mejores y más rápidos resultados.

Cuando te acuestes dispuesto a dormir, con los ojos cerrados, debes concentrarte en tu respiración, poniendo especial énfasis en la inhalación, la cual debe de ser cada vez más profunda, sintiendo como tu cuerpo se llena de aire y como con cada inspiración te “inflas” cada vez más; sentirás como si tu cuerpo se hiciera cada vez más grande con cada inhalación.

A la vez que respiras de esta manera, repetirás en tu mente estoy fuera de mi cuerpo, una y otra vez.

En lo personal, el desdoblamiento se ha presentado en dos formas: la primera es desdoblarme mientras estoy en la práctica y la otra es quedarme dormida haciendo el ejercicio, pero en algún momento de la noche inicio el viaje astral conscientemente.

Como ven, es un ejercicio muy sencillo, pero extremadamente efectivo, así que atrévanse a ponerlo en práctica y, me encantaría saber cómo les va, así que no duden en compartir sus experiencias en los comentarios :)

Ahora, vamos a la segunda parte…

Mi experiencia con este ejercicio

Hace bastante tiempo comencé a experimentar con los viajes astrales, pero en algún momento dejé de practicar. 

Pasaron bastantes años, pero hace algunos meses ayudaba a mi mamá a ordenar algunas cosas y en un cajón me topé con el libro “Aventuras fuera del cuerpo”, el cual leí hace muchos años; emocionada le pregunté a mi mamá que hacía con ese libro y me dijo “¿Que no te acuerdas? Tú me lo recomendaste hace mucho cuando te comenté algunas cosas que me estaban pasando mientras dormía”.

La verdad, no recordaba eso, pero si recordaba muy bien que ese libro me había encantado, aunque a diferencia de mi mamá, yo solo tenía el libro digital (por cierto, si a alguien le interesa, lo puede descargar de nuestro librero). Le pedí si podía llevármelo y me dijo que si, así que lo lleve a casa y comencé a leerlo nuevamente, aunque esta vez lo he leído muuuy lentamente, un par de páginas una que otra noche, pero eso sí, cada vez que lo hago me fascino por la experiencia relatada por William Buhlman, autor del libro.

Así que, un par de noches después de estar leyendo el libro por segunda ocasión, decidí experimentar con una frase que Buhlman utiliza mucho para provocar sus propias experiencias, la cual es la que les he compartido en la descripción del ejercicio: “estoy fuera de mi cuerpo”, y empecé a recordar todos los consejos que años atrás había aprendido.

Recordé que algo que me daba buenos resultados era la concentración en la respiración, en especial un ejercicio que mezclaba un poco de visualización en el cual debes concentrarte cada vez que inhalas en sentir como tu cuerpo se hace más y más grande, como si se inflara un globo, hasta lograr el desdoblamiento. Pero esta vez estaba teniendo dificultades con la parte de la visualización.

Evoqué varios de los ejercicios que hace años me dieron mejores resultados, pero noté que algunos de ellos me costaban más trabajo en cuanto a concentración y no estaba logrando desdoblarme, así que empecé a combinar algunos y a experimentar con diferentes formas.

Al final, encontré que la sencilla combinación que expliqué en la primera parte de esta publicación, me daba resultados fantásticos. La primera noche que lo hice tal cual, tuve mi primer viaje astral después de muchos años, lo cual me alentó a seguir experimentando con esta forma y prácticamente siempre me da muy buenos resultados, aunque en formas distintas.

Por ejemplo, en algunas ocasiones, aunque no lo llamaría un viaje astral tal cual, si he tenido sueños muy vividos y controlados, donde tengo mucha consciencia de lo que está pasando y logro controlar algunas cosas, una especie de sueño lúcido.

Otras veces, como podría esperarse. el viaje ha iniciado al estar realizando el ejercicio. Pero lo que más me ha sorprendido, porque no me había pasado hasta ahora, es que algunas noches me he quedado dormida mientras hago el ejercicio, pero en algún punto de la noche despierto somnolienta y me encuentro repitiendo la frase mentalmente y a los muy pocos segundos el desdoblamiento se da.
Vale aclarar que no he experimentado estos diferentes resultados en una misma noche, cada uno se ha dado en noches distintas y no se han mezclado entre sí, es decir, si por ejemplo un día logro desdoblarme mientras hago la práctica, no me sucede el despertar más tarde o el tener sueños como los describí.

Quisiera comentar muchísimas cosas más sobre esta renovada experiencia de viajes astrales, pero esto ya se está yendo muy largo, por lo que más adelante les compartiré porque me gusta tanto el libro de “Aventuras fuera del cuerpo” y algunos consejos para lograr desdoblamientos astrales que he encontrado muy útiles, tanto de este libro como de otras fuentes y experiencias propias.

Atrévanse a experimentar, sin miedo y con muchas ganas de retomar su lado aventurero. Nada de lo que lean podrá acercarse a explicarles lo fantástico que es vivir un viaje astral por ustedes mismos.

¡Feliz Viaje!


Leer más>>

Lo + leído este mes