Preparando la entrega de regalos

Has una lista de las personas a quienes amas... Ojalá tu lista sea muy grande. Piensa en tus riquezas: tienes cualidades, virtudes, experiencias, buenos sentimientos, buenos pensamientos. Eres capaz de sonreír, de abrazar, de escuchar atentamente, de estimular, de motivar... Anota junto al nombre de tus amigos, familiares y conocidos, qué de toda tu riqueza puedes compartir con ellos. Piensa qué les gustaría recibir a cada uno: una sonrisa, una tarjeta de saludo hecha por ti mismo, un agradecimiento, un abrazo, un libro, una parte de tu tiempo...

Y lo más importante, ¡comienza ya a dar algo de ti mismo! Todos esos regalos son verdaderas expresiones de amor. Y mientras más amor entregues, más amor recibirás. ¡Nunca se te acabará! 

¡Felices Fiestas!

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana