Heredando la Abundancia

Un hombre bastante anciano y muy pobre, estaba afuera sembrando árboles de mango. 

Un extraño, un tanto curioso, se le acerco y le preguntó: ¿Por qué a su edad tan madura se dedica a sembrar mangos? Es poco probable que viva lo suficiente para consumir sus propios frutos. 

El hombre anciano, muy calmado, le respondió: Durante toda mi vida me he alimentado con mangos de árboles sembrados por otras personas. ¡Que los míos sirvan frutos para quienes siguen!

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana