El saco de plumas

Cuenta la historia de un hombre que, consumido por la envidia, calumnió gravemente a un gran amigo suyo que había alcanzado mucho éxito. 

Luego de un tiempo, y aún arrepentido se acercó a un hombre muy sabio y le dijo: 
-Quiero arreglar lo que le hice a mi amigo, ¿que puedo hacer? 
-Toma un saco lleno de plumas pequeñas y suelta una por una en cada lugar que visites -dijo el sabio. 

El hombre, feliz por tan fácil tarea se fue con el saco lleno de plumas. En unos días, ya había soltado todas las plumas y regresó a donde el sabio: 
-Ya he terminado de soltar todas las plumas. 
-Esa era la parte mas sencilla. Ahora debes volver a llenar el saco con las mismas plumas que soltaste anteriormente. Sal y búscalas. 

El hombre se sintió muy triste, pues entendió lo que esto significaba. No pudo juntar casi ninguna. Al regresar, el sabio le dijo: 
-Así como no juntaste todas las plumas, así mismo el mal que le hiciste a tu amigo, pasó de boca en boca y el daño ya está hecho. 

A veces nuestros actos pueden causar daños irremediables. 
Piensa dos veces antes de actuar, así evitarás hacerle mal a los demás.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana