La libertad de ser rico


Todos deseamos algo en la vida, cosas grandes o pequeñas, pero todos ambicionamos algo.
Cuando miramos la vida desde una perspectiva espiritual, una de las primeras libertades que tendemos a coartar es la financiera, condenando y limitando nuestros deseos relacionados a ambiciones monetarias o materiales. Comenzamos a clasificarlos como algo mundano y demasiado terreno para la búsqueda trascendental y por ende malo o contrario a la vida espiritual.

Pero anhelar una vida mejor o ser rico no tiene absolutamente nada de malo. Somos seres viviendo una experiencia terrena y con necesidades humanas, está en nuestra naturaleza el deseo de vivir mejor y superarnos, por lo que hay que empezar a cambiar esta perspectiva de que ser ambicioso es algo malo o criticar a quienes lo son, pues desear y tener comodidades y bienes materiales no es un pecado y, por el contrario, puede convertirse en una fortaleza, un motor motivante que nos impulse a salir en búsqueda de la materialización de nuestros deseos.

Hace poco leía una entrevista con el mago más famoso de los últimos tiempos: Harry Potter… bueno, en realidad no era con él, sino con Daniel Radcliffe, el actor que le dio vida al mago durante las versiones cinematográficas de la popular saga.

Daniel, quien se volvió millonario desde muy pequeño gracias a su trabajo en Harry Potter, comentaba: “En realidad no hago nada con mi dinero. Estoy muy agradecido, porque tener dinero significa que no tienes que preocuparte por ello, lo cual es una libertad estupenda. Y también me da mucha libertad en mi carrera”; después, profundizaba en el tema y mencionaba como tener cubierto el aspecto financiero de su vida, le ha permitido darse el lujo de escoger las películas que el en realidad quiere hacer, arriesgarse a encarnar los papeles que de verdad desea, sin tener que estar buscando y obligándose a hacer aquellos que le den para vivir.

¡Eso! LIBERTAD, es por ello que la riqueza, mientras se tengan nuestros valores bien firmes y nuestro centro equilibrado, no es “un mal”, ni nos convierte en seres alejados de la espiritualidad. La libertad de todo tipo, desde prejuicios hasta de decisión, es un regalo divino y si tener tranquilidad financiera nos acerca más a ella, entonces deberíamos empezar a mirar todo este asunto con nuevos ojos.

Como bien comentaba Daniel, cuando tus necesidades básicas están cubiertas, puedes dejar esa preocupación a un lado, para enfocarte en otras cosas; es decir, la libertad financiera, te abre a la libertad en otros aspectos de tu vida y te permite tomar decisiones alineadas con tus verdaderos deseos.

Esto lo observamos desde nuestros chakras; el primero de ellos está estrechamente relacionado con nuestro instinto de supervivencia, y si nos sentimos inseguros o sufrimos carencias, este chakra se bloquea, y al ser la base de nuestro sistema energético, ¿qué pasa si la energía no puede pasar de ahí?, pues que el resto de nuestros chakras no reciben la energía que debería estar fluyendo hacia ellos, ya que el bloqueo del primer chakra no lo permite; es como cuando estas regando el césped con una manguera y alguien llega a pisar el extremo de la manguera próximo a la llave del agua, aunque el agua quiera seguir su camino para salir por el otro extremo de la manguera, no lo logrará o apenas un chorrito podrá pasar, pues el pie obstruye el paso del agua.



En cambio, cuando no te preocupas de si mañana tendrás para comer o si te alcanzará el dinero para llegar a fin de mes, tu energía queda completamente libre para ocuparse de otros asuntos, puede fluir para ser usada en otras áreas de tu vida. Es así como la libertad financiera te acerca más a tus otros objetivos. Con la libertad financiera, decides con base en lo que quieres, no en lo que debes o puedes. Por ejemplo, si tienes la tranquilidad de ahorros en el banco, puedes darte el lujo de rechazar ofertas de trabajo que no son para ti o puedes tomarte algunos días libres holgadamente.

Si te identificas con los prejuicios y limitantes expuestos, de corazón te invitamos a tratar de ver los asuntos materiales desde esta nueva perspectiva, reconociéndote como el ser divino que eres y también con el derecho de vivir en abundancia y prosperidad. Una cosa no tiene por qué estar peleada con la otra, al contrario, pueden complementarse y darte la posibilidad de vivir una espiritual plena en tu experiencia humana.

Te recomendamos estos recursos para tu camino a la libertad financiera:

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana