Oración de un Indio

Oh Gran Espíritu, cuya voz escucho en los vientos, cuyo aliento da vida a todo el mundo, Escúchame!:

Vengo ante ti, soy uno de tus tantos hijos…soy pequeño y débil; necesito de tu fuerza y sabiduría.

Déjame caminar entre las cosas hermosas, y haz que mis ojos admiren la puesta de Sol roja y dorada…

Haz que mis manos respeten lo que tú has creado, y que mis oídos sean agudos para oír tu voz.

Hazme sabio, para así conocer las cosas que tu has ensenado a mi pueblo, las lecciones que tu has escondido en cada hoja, en cada roca…

Busco la fuerza, no para ser superior a mis hermanos, sino para ser diestro en combatir a mi mayor enemigo: Yo Mismo.

Haz que este siempre dispuestos a ir hacia ti con las manos limpias y la vista recta; asi, cuando la vida se apague como la luz del atardecer, mi Espíritu podrá ir a ti sin ninguna vergüenza.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana