El Divino y Enigmático Femenino

video

^^ Video "Que Vivan las Mujeres" ^^

"La intuicion de una mujer es mas precisa que la certeza de un hombre"

Rudyard Kiplin


Al pasar de los siglos el maravilloso papel de la mujer en el mundo ha sido socavado y es hasta hace relativamente poco que su presencia vuelve a ser revalorada y que estamos redescubriendo el maravilloso poder de la Diosa en el mundo, puesto que la Divinidad es una conjunción del masculino con el femenino.

Así como la Diosa presenta sus tres facetas de Doncella, Madre y Anciana reflejadas en las fases lunares, las mujeres vivimos un divino ciclo repetido continuamente en la rueda de nuestras vidas.

Lo siguiente ha sido tomado de un articulo escrito por María José Gutiérrez Marqués Instructora en Bioenergética, Practicante Chamánica y Estudiosa de las Energías Femeninas en cuyo blog puedes encontrar mas informacion...

Hay un mundo desconocido para la mayoría, incluso para nosotras mismas, las mujeres. Algunos haciendo mala prensa de nuestras "oscilaciones" nos descalifican diciendo que somos impredecibles, que lloramos por cualquier cosa, que nunca estamos del todo conformes con nosotras ni con los otros. Lo peor que escuché fue "Las mujeres son todas unas histéricas", como si esto fuera un insulto cuando en realidad no lo es. Histeria viene de Hystero (útero) o sea... SI somos histéricas y gracias a eso capaces de engendrar vida!!!

La verdad es que somos cíclicas. Nuestra energía cambia de acuerdo al período del mes que estemos transitando. No podríamos, aunque quisiéramos, escapar a ello. Por lo tanto es hora de dejar de pelearnos con nuestra naturaleza y empezar a entendernos. A partir del momento en que tenemos nuestra primera menstruación empieza este maravilloso recorrido hasta el fin de nuestros días.

En las culturas ancestrales ese momento era el primer portal iniciático femenino y las mujercitas eran asistidas e instruidas por mujeres mayores en lo sagrado de su sangrado. Justamente en ese momento inicia en nosotras un recorrido arquetípico y energético muy particular. ¿Lo sabías? De ahí en adelante transcurren otros tres estadíos de los cuales nadie nos ha hablado. ¿Por qué será? Desempolvar estos viejos conocimientos, reconocer en nosotras estas energías, es rescatar lo más valioso que tenemos, nuestra poderosa y sagrada feminidad.

La Mujer Transformadora, La Mujer Creadora, La Mujer Realizada y La Mujer Sabia son en realidad una sola. Todas ellas están en nosotras a cada momento. Somos todas ellas. La primera nos permite llegar a lo más profundo. Soltar y dar fin a lo que ya cumplió su ciclo. La Creadora es donde se sustenta nuestra autoestima, nuestra autoafirmación e individuación. La Realizada es la reina Diosa de los vínculos. Y la Sabia es la que abre sus canales a planos más sutiles conectándonos con el poder infinito del Universo en todas sus formas.

Veamos un poco de qué se trata todo esto...

Supongamos que tu ciclo es de veintiocho días. Desde el momento en que finaliza tu luna (menstruación) hasta que termina tu ovulación, es decir aproximadamente catorce días iniciamos un periodo de energías expansivas que nos llevan naturalmente "hacia fuera". Durante la primera semana estaremos transitando el arquetipo de la Mujer Creadora. Nos vamos a sentir más livianas, frescas, elocuentes, decididas y con un plus de energía para hacer mil cosas. Tu propia naturaleza te va a acercar a concretar tus objetivos. Seguramente pases a ser tu misma tu prioridad, lo cual es muy saludable ya que a medida que te acerques a tu ovulación las energías te llevarán inevitablemente hacia los vínculos. Aquí comienza a vivenciarse a la Mujer Realizada. Te sentirás generosa, con ganas de compartir, de asistir a quienes te rodean. Todos tus proyectos iniciados en la fase anterior serán fácilmente sustentados, hasta tu sexualidad se vuelve más amorosa y romántica. No en vano, te estás preparando para ovular. Es tal la apertura hacia el mundo que te rodea que serías capaz de concebir una nueva vida si así lo quisieras. ¿Ves? Es lo que tu propia naturaleza te regala. La expresión máxima del amor y la necesidad de trascender. Si no tienes hijos, no te sientas mal, todos tus proyectos son tus hijos. No hace falta ser mamás biológicas para sentirnos "realizadas". Lo que sí es prudente es no identificarse con esta fase sustentadora por siempre. Si caemos en la trampa de "dar todo en todo momento", corremos el riesgo de entrar en situaciones depredadoras. A veces la culpa por no responder como los otros esperan e incluso como nosotras mismas creemos que debiéramos hacerlo, nos lleva a no respetarnos. Por supuesto que "el depredador externo" no es más que una proyección que viene desde nuestro interior. Es la forma en que nuestra alma nos da la oportunidad de trascender ese punto. Dejamos atrás la ovulación e inmediatamente empezamos a sentirnos más introspectivas. Es nuestra Mujer Sabia. Seremos más selectivas al momento de relacionarnos, es probable que estemos más irritables o con menos paciencia, menos sociables y condescendientes. La ansiedad y la hiperactividad mental serán nuestra compañía y, como nadie nos dijo cómo canalizar estas energías, serán quienes nos rodean nuestras "ocasionales víctimas" y escucharemos la frase: "Y... le está por venir". Siiiii, es justamente eso! Una alternativa saludable: darle rienda a tu creatividad. ¿Te gusta cocinar? ¿Te gusta pintar o escribir, o quizás bailar? Hazlo!!! Las energías encuentran una salida y tu ansiedad decrece notablemente. No dejes de prestar atención a tu percepción en estos días, es tu chamana interior diciéndote al oído cuáles son los próximos pasos!

Cuando nuestra luna finalmente dice "aquí estoy" se instala en nosotras la Mujer Transformadora. Vas a sentirte más cansada, más lenta. Es el arquetipo más poderoso, puerta a otras dimensiones y a fuerzas quizás desconocidas que emergen desde tu linaje más antiguo. Momento ideal para dejar atrás lo que ya no merece ser sostenido, y hacer espacio para nuevas experiencias.

En lo posible, trata de adaptar tus actividades a este ritmo que se impone. Pregúntate qué necesitas en ese momento y respétate. Evita la tentación de tomarte un analgésico y luchar hasta entrar en ese pantalón ajustado pretendiendo "que no se note". Al menos reserva un momento del día a "estar contigo". Una meditación, el silencio, un momento de entrega a tu ser interior. Ancestralmente las mujeres sabias, adivinas y sacerdotisas de todas las eras oraculaban durante este tránsito. Pedían y recibían información trascendental para ellas y su comunidad. ¿No te gustaría re-encontrar en ti a todas estas mujeres? Además de disfrutar de todo el terreno conquistado con nuestra participación en la sociedad actual, ¿no crees que cultivar estos aspectos nos haría sentir más completas?

La auto-observación, la intención de ser la mejor versión de nosotras mismas es la llave. Está y estuvo en nuestras manos, siempre.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana