Podrías estar equivocado... ¡no juzgues!

Les dejo una bella historia, que seguramente l@s hará reflexionar:

"Una niña tenía dos manzanas en su mano. Su mamá se le acercó y le preguntó a su hija si le daría una manzana.

La niña rápidamente mordió una y luego la otra. En ese momento, a la mamá se le congeló la sonrisa y trató de no mostrar su decepción.

En seguida, la niña le pasó una de las manzanas y le dijo: "toma mamita, esta es la más dulce."

No importa cuánta experiencia o conocimiento crees que tienes, nunca hagas juicios... Dale al otro la oportunidad de explicarse, ya que lo que percibes podría no ser la realidad.


2 comentarios...escribe el tuyo!

Lo + leído esta semana