El Mito de Lilith

Dios formó a Lilith, la primera mujer, del mismo modo que había formado a Adán, pero llegó un momento en que no armonizaron pues cuando él deseaba yacer con ella, Lilith se sentía ofendida por la postura reclinada que él exigía: “¿por qué he de yacer debajo de ti?” Yo también fui creada del polvo, por tanto soy igual que tu.

Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilith, encolerizada, pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por lo aires y se lo abandonó. Adán se quejó con Dios: “Mi compañera me ha abandonado”.

Dios envió inmediatamente a los ángeles: Senoy, Sansenoy y Semangelof para que buscaran a Lilith y la hicieran volver. La encontraron junto al Mar Rojo, región donde abundan los demonios lascivos, con los cuales engendró Lilith a razón de cien por día. 

“Regresa de inmediato con Adán o te ahogaremos”, los ángeles dijeron. Pero Lilith les respondió: “¿Cómo puedo regresar con Adán y vivir como esposa honesta después de vivir en el mar rojo?”.“Si te niegas, morirás”, amenazaron los ángeles. “¿Cómo voy a morir si Dios me ha ordenado que me haga cargo de todos los niños recién nacidos, de los niños hasta el octavo día, antes de su circuncisión, y de las niñas hasta el vigésimo día? No obstante si alguna vez veo vuestros tres nombres o figuras en un amuleto sobre el recién nacido, prometo perdonarle la vida”.

Los ángeles accedieron al trato, pero Dios castigó a Lilith haciendo que un centenar de sus hijos demoniacos (lilim) murieran por día; y cuando ella no podía destruir la vida de un infante debido al amuleto angelical, se volvía con rencor contra los suyos propios.

Del libro "Los Mitos Hebreos" de Robert Graves

¿Quiere conocer más de Lilith? seguro esta entrevista te aclarara muchas dudas ;)

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana