¿Entiendes el mundo a través de las imágenes, los sonidos o las sensaciones?

Todos los seres humanos utilizamos diferentes formas para captar información; principalmente existen 3 medios y suele ser uno de ellos el que predomina en cada persona para comunicarse y aprender; estos medios son: visual, auditivo o kinestésico. 

Al descubrir con cuál de los 3 canales nos manejamos mejor, podemos aprovechar para apoyarnos en nuestro canal predominante y mejorar nuestra comunicación con los demás, con nosotros mismos y en general para aprender cosas nuevas o reprogramarnos. 

Las personas visuales entienden el mundo tal como lo ven y aprenden a través de la vista: fotografías, esquemas, diagramas de flujo, etc. Para comunicarse utilizan verbos y expresiones que tienen que ver con el sentido de la visión: ver, imaginar, proyectar, enfocar, punto de vista, etc. Su aspecto físico es generalmente esbelto, tienden a alargar el cuello y su movimiento corporal es fijo. 

Las personas auditivas dialogan tanto interna como externamente y aprenden escuchando y hablando, memorizan por pasos, por secuencias. Para comunicarse utilizan verbos relacionados con la audición: oír, escuchar, hablar, contar, decir, sonar, etc. Suelen ser excelentes conversadores y les resulta fácil hablar de lo que sienten. Son más sedentarios, les gusta la música y su movimiento corporal es rítmico. 

Las personas kinestésicas aprenden haciendo. Son los que más gesticulan, los que más contacto físico necesitan y tienden a acercarse a las personas para comunicarse. Para hablar utilizan los verbos kinestésicos: siento, percibo, aprecio, etc. Son sensitivas, suelen tener las emociones a flor de piel. Su movimiento corporal es el más rápido y su tono de voz el más lento y grave. 

Puede ser que con la descripción de cada tipología ya hayas ubicado la que predomina en ti, pero si aún tienes dudas, puedes ayudarte con este test

¿Para qué me puede servir esta información? 

Digamos que quieres eliminar una creencia de carencia con la que has vivido hasta ahora y quieres erradicarla de tu sistema; para este ejemplo diremos que esa creencia arraigada en ti es que “tener mucho dinero es malo”. 

Si tú conoces en que canal trabajas mejor, si auditivo, visual o kinestésico, podrás escoger la herramienta más apropiada para programar una nueva creencia en tu sistema; si eres visual, por ejemplo, te convendrá trabajar con visualizaciones, crear una imagen tuya rodeado de dinero y siendo una buena persona, puedes visualizarla mentalmente o apoyarte en fotografías, dibujos, et.; si eres auditivo, te será más efectivo trabajar, por ejemplo, a través de afirmaciones, grabarlas y escucharlas constantemente es una de muchas opciones; y finalmente si eres kinestésico te funcionará mejor algo que te permita experimentar que el tener dinero es bueno, por ejemplo yendo tú mismo a hacer una donación monetaria y experimentar en carne propia como este dinero favorecer a quien lo recibe, esto te hará vivir y sentir la nueva creencia que quieres programar en ti. 

Conocer el canal por el que mejor procesas la información y conocimiento, principalmente te ayudara para conocerte más a ti mismo y de ahí deriva que podrás aprovechar este conocimiento para comunicarte mejor con las personas, contigo mismo, te ayudará a aprender mejor y más rápidamente. 

Ahora que conoces un poco más de ti y sabes para que funciona, las aplicaciones que tu decidas dar a este conocimiento ¡son infinitas!

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana