07.03.10: Danza Sagrada en Tlatelolco, México

El próximo domingo 7 de marzo de 2010, en la Zona Arqueológica de Tlatelolco, México D.F., sucederá un hecho de singular importancia, ya que nuestros hermanos danzantes, de diferentes Calpullis, coordinados por Oscar López Fernández (Lobo Blanco) del Calpulli “Tlactocan Cuautli Balam” (Donde se hablan las águilas y jaguares), culminan su ciclo de danzar en 16 Zonas Arqueológicas ubicadas en la República Mexicana.
El hecho de que un conjunto de danzantes prehispánicos hallan danzado a lo largo de 11 meses en 16 Zonas Arqueológicas, es algo, que por sí mismo es insólito y trascendental, ya que toda Zona Arqueológica tiene energías especiales que sumadas a las energías generadas en una Danza Sagrada, dan como resultado un efecto benéfico en el entorno en que ocurren, un enlace energético entre cada lugar en que danzaron, y una energía acumulativa que van portando los danzantes y queda sembrada en cada lugar.

Las culturas prehispanica, hispana y mestiza tienen presencia intangible en los propios danzantes, mestizos todos, productos de la fusión de dos Razas y Culturas, que antes fueron los polos opuestos de una Dualidad, pero que ahora, en la gente despierta, se han sintetizado y han dado por resultado la Gran Raza y Cultura Mestiza, por la cual HABLARÁ EL ESPÍRITU. Al ejecutar sus Danzas Sagradas Prehispánicas, expresan las energías siempre vivas de los pueblos originarios de América, mientras que su parte hispana danza también en ellos y con ellos, en un concierto de amor y fusión sincrética; y como dicen los abuelos mayas: “Solo los pueblos que encuentran su identidad y la asumen, tienen derecho a definir su futuro”.

SOBRE EL NUMERO 16
El Maestro Marte Trejo Sandoval, en su obra “Los vórtices del tiempo”, en la cual rescata las enseñanzas de los Calendarios Sagrados Mayas, nos dice que la energía del número 16 es “Completa su forma”, lo cual significa, espiritualmente hablando, que al finalizar el recorrido por 16 zonas arqueológicas, todas ellas centros de poder, los danzantes sagrados de varios Calpullis, coordinados por el Calpulli “Tlactocan Cuatli Balam”, completan la forma que debe tener la nueva raza mexicana y latinoamericana, la nueva raza por la cual hablará el espíritu.


También, el número sagrado 16, lo relacionaron los Sabios y Sacerdotes Mayas con Ce Acatl Topiltzin Quetzalcoatl, quien llegó a tierras mayas en el año 987 D.C., cuando estaban en su esplendor Chichén Itzá y Uxmal, fundó Mayapán y realizó una fecunda labor, por la cual los cultos mayas de aquel tiempo le llamaron Ku-Kul-ca’an que significa “Esencia divina descendente del Cielo”. En náhuatl Quetzalcoatl es la unión de dos palabras: Quetzal (ave sagrada) y Coatl (serpiente) y significa “Serpiente emplumada”.
Lo más interesante de esto está en que al descender la Serpiente Emplumada en la Pirámide de Kukulcán, Chichén Itzá, se forma con 6 triángulos de sombra y 7 triángulos de luz; los 6 triángulos de sombra apuntan hacia el cielo, indicándonos que el Hombre debe mirar siempre a Dios, y los 7 triángulos de luz apuntan hacia abajo, indicándonos que Dios siempre asiste al Hombre que mira hacia EL.

EL 7 DE MARZO DE 2010 EN EL HAAB Y TZOLKIN
Los Calendarios Sagrados Mayas Haab (solar, de 365 días) y Tzolkín (de 260 días), nos ayudan a entender las energías que el Universo nos enviará ese día. La fecha gregoriana 7-3-2010, en la cuenta calendárica maya es un día 3 Keh 11 Ahau. El 3 Keh proviene del Haab, y siguiendo las enseñanzas calendáricas de Marte Trejo Sandoval, tenemos que la energía del 3 es “El aliento que lo mueve”, y el mensaje de Keh (venado) es “Aprender a conjurar las nubes y el tiempo”, ya juntos, 3 Keh nos dice que este día el Universo nos proporciona “EL ALIENTO QUE CONJURA LAS NUBES Y EL TIEMPO”.

El 11 Ahau proviene del Tzolkín, y siguiendo las enseñanzas calendáricas del Atxum (Guía Espiritual) Mekel, del departamento de Huehuetenango, Guatemala, 11 Ahau, es un día de ILUMINACIÓN, y su mantra energético es:

“Yo soy la iluminación y el iluminado. Hay fiesta en el Universo. Vibraciones infinitas hay en mí. Estoy en otra dimensión. Mi vida se ha transformado. Mi vida es luz y música celestial”

También nos damos cuenta de la importancia y sacralidad del número 16, y de cómo “el Universo conspira” al enviarnos energías que nos dan el aliento para conjurar las nubes y el tiempo, y alcanzar para todos el despertar a una nueva conciencia, pero también nos damos cuenta que las energías del Universo no actúan solas, y que no basta con que unos cuantos hagan su mejor esfuerzo para que los demás se beneficien. 

LLAMADO UNIVERSAL
Para que el beneficio nos llegue a todos, cada uno debe participar de este gran evento, ya sea acudiendo a Tlatelolco ese día, para apoyar a los danzantes desde su corazón, mente y espíritu, o uniéndonos con ellos en espíritu, mediante la oración y meditación ese día 7 de marzo de 2010, a partir de las 11 de la mañana, procurando que al mediodía estemos plenamente sintonizados con el Mantra energético, y visualizando como envuelve a México y Latinoamérica.

UNIDOS TODOS, DESDE LA DIMENSIÓN DEL ESPÍRITU, 
PODEMOS LOGRAR UN MUNDO MEJOR. 

Basado en las investigaciones y escritos del Ing. Manuel Rosado Sarmiento 

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana