Las palabras convencen, los ejemplos arrastran: Patch Adams, el médico de la risa.

“Ninguna escuela enseña que el amor es lo más importante en la vida y ninguna universidad enseña que la compasión es lo fundamental, por lo que aspiro a desarrollar una currícula médica que tenga entre sus prioridades la enseñanza de la compasión.” 

Patch Adams. 

Hunter Doherty Adams, mejor conocido como el doctor de la risa, es un médico estadounidense, activista social, diplomático y escritor, al cual cariñosamente apodan “Patch”. 

En 1963, después de que se suicidara su tío, la madre de Patch le llevó a un hospital psiquiátrico ya que él también había tratado de suicidarse. Se encontró en la misma habitación con Rudy, un hombre que sufría alucinaciones y tenía miedo de las ardillas. En lugar de ignorarle, o gritarle para que se callara, Patch decidió jugar con Rudy y pasarlo bien. Logró que Rudy dejara de tener miedo. 

Así fue como Patch descubrió que era muy fácil relacionarse con cualquiera y decidió estudiar medicina para usarla como herramienta de cambio social. Estaba convencido de que la salud de una persona no se puede separar de la salud de la familia, de la comunidad y del mundo. 

En su época de estudiante de medicina, Patch empezó a soñar con un lugar donde los pacientes pudiesen ir a curarse sin tener que pagar, un lugar amistoso, alegre, donde nadie temiese estar, no como en los hospitales, que asustan a muchas personas. Como consecuencia de esos sueños y sus creencias, Patch Adams y unos amigos fundaron en 1971 el “Gesundheit! Institute”, que funcionó como hospital comunitario durante 12 años y a la fecha se mantiene en funcionamiento, entre otras, preparando a voluntarios de todo el mundo para viajar a distintos países, vestidos de payasos, en un esfuerzo por llevar el humor a los huérfanos, pacientes y otras personas. 

En la actualidad, Patch Adams vive en Arlington, Virginia, donde promueve medios alternativos de sanación para enfermos en colaboración con el instituto. Es el creador de la risoterapia con fines médicos y terapéuticos y es el responsable de la inclusión de ésta en la medicina moderna; se ha convertido en un conferencista muy solicitado y todo el dinero que consigue por sus conferencias se invierte en Gesundheit! . 

Definitivamente, Adams es un médico diferente, no sólo por ser payaso, sino por su peculiar forma de pensar y actuar, convencido de que “curar puede ser un intercambio de amor y no una transacción económica”.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana