Encuentra tu Guía Interior

Fortaleciendo la conexión con nuestro Guía Interior a través de la meditación, sintonizamos con la infinita sabiduría del Universo. De esta manera, accedemos a una inagotable fuente de Autoconocimiento e Intuición. Una verdadera brújula para nuestro viaje de Transformación.

Todos nosotros venimos a este mundo con la capacidad intuitiva de reconocer aquello que necesitamos a cada paso de nuestro camino evolutivo. Poco a poco las influencias externas recibidas a lo largo de nuestra vida, nos van llevando a alejarnos de este núcleo de Sabiduría Interior. Como adultos, podemos recobrar este sentido de orientación innato, aceptando que toda Verdad necesita ser hallada dentro de nosotros mismos y que, aún cuando se nos presente bajo una apariencia externa (ya sea la de un maestro espiritual, sanador, terapeuta, etc.), debe ser comprendida como un reflejo o expresión de nuestro propio Ser Superior. Por eso el verdadero maestro no es aquel que se presenta como teniendo todas las respuestas, sino el que es capaz de brindar herramientas que puedan ayudarnos a encontrarlas en nosotros mismos. El “Guía Interior” representa ese aspecto dentro nuestro que puede conducirnos hacia las respuestas que nuestra conciencia necesita oír en cada momento.

Ejercicio para facilitar la sintonía con nuestro Guía Interior

Sentado/a en una posición cómoda, respira lenta y profundamente. Centra la atención en el flujo de tu respiración, sintiendo como el aire entra y sale de tu cuerpo. Observa cualquier contenido, ya sea pensamiento, sensación o sentimiento, que pudiera surgir en tu conciencia, sin tratar de rechazarlo ni cambiarlo; sólo regístralo y déjalo ir.

Dirige ahora tu atención hacia lo más profundo en el interior de tu ser, hacia ese espacio más allá de tu mente, tu cuerpo y tus emociones. Una vez allí, pide ayuda sobre lo que crees que necesitas y luego simplemente permanece en silencio, en actitud receptiva. Observa cualquier imagen que acuda a tu mente en ese momento como respuesta a tu pedido.

Puede suceder que la respuesta no llegue en ese momento, sino que surja después en tu conciencia o se manifieste a través de un hecho “externo”. Realiza esta práctica todos los días y en tu vida diaria intenta seguir las intuiciones que te surjan en relación con el tema sobre el cual preguntaste. Observa como te sientes. Es importante poder distinguir nuestros sentimientos intuitivos de otro tipo de emociones e impulsos. Quizás al principio cueste un poco lograr este discernimiento. La sensación que confirma que verdaderamente estamos actuando según los dictados de nuestra voz interior es la de fluir, ser llevados por la energía, y de que las cosas comienzan a suceder más fácilmente, sin forzar nada.

Debes recordar que el desarrollo del Guía Interior es un proceso de autoconocimiento que se profundiza progresivamente con el tiempo y dedicación.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana