Ejercicio completo para la fortuna, prosperidad y buena suerte (SUBAGH KRIYA)

Estoy muy emocionada de escribir este artículo para ustedes, porque hoy les traemos un regalo para mantener sus vidas prosperas y abundantes :)

Vamos a hablar del SUBAGH KRIYA; este es un ejercicio completo, recomendado por Yogi Bhajan, para atraer la prosperidad en todas las áreas de nuestras vidas.  Gracias a este ejercicio cualquiera que se sienta desafortunado, puede transformarlo en fortuna, prosperidad y buena suerte.

El ejercicio se acompaña de este audio:


El mantra que acompaña a este Kriya es “PROSPERITY HAR” cantado por Snatam Kaur y Prahbu Nam Kaur. Se recomienda escuchar este audio, al realizar las partes uno y dos del Subagh Kriya.

Cantar HAR, equivale a cantar el nombre de Dios. Este mantra semilla, representa al infinito en su forma creativa y atrae prosperidad a la vida de quien lo entona, además de ayudar a desarrollar nuestra fuerza de voluntad.
Ahora sí, aprendamos a realizar el Subagh Kriya:

Este Kriya se desarrolla en 5 partes y a cada parte debe dedicársele el mismo periodo de tiempo; puedes elegir 3 minutos para cada parte, o bien, 11 minutos.

Para entender las posiciones, ayúdate con las imágenes y recuerda que el mantra PROSPERITY HAR, del audio que te obsequiamos, solo se usa en las dos primeras partes.

PARTE 1.
Posición: siéntate en la posición que muestra la siguiente imagen; así te mantendrás sentado/a en todas las partes del Kriya:
Mudra: Dobla los codos de tal manera que queden alineados con tus antebrazos y coloca tus dedos extendidos a la altura de tu garganta. Comienza con las palmas de las manos viendo hacia abajo. Alternadamente golpea los costados de tus manos, una vez con las palmas hacia arriba y otra con las palmas hacia abajo, sincronizando el movimiento con el mantra.
Ojos: los ojos deben mantenerse entreabiertos, enfocando tu vista en la punta de la nariz.

Mantra: Canta el mantra HAR mientras alternas los golpes de tus manos. En cada pronunciación de HAR, contrae el abdomen, hundiendo el ombligo como si quisieras pegarlo a tu columna.

Tiempo: 3 u 11 minutos.

Comentario: Cuando hacemos el movimiento con las palmas hacia abajo estamos estimulando el área de Júpiter y cuando lo hacemos con las palmas hacia arriba estamos trabajando el área de la Luna, de esta manera estimulamos la mente, el centro lunar y a Júpiter. Cuando Júpiter y la Luna se unen, no hay manera de que la riqueza no se manifieste.

PARTE 2.
Posición: sentado en la misma posición de la primera parte, estira tus brazos hacia los lados y elévalos hasta formar un ángulo de 60 grados, algo parecido a la forma de una letra “V”. Con las palmas de las manos mirando al frente, estira y separa tus dedos, manteniéndolos muy firmes. Al exhalar, cruza los brazos, dejando el brazo izquierdo delante del derecho. Inhala y vuelve a la forma de “V”. Continua alternando estos movimientos, siempre manteniendo los codos derechos y los dedos abiertos y firmes; al cruzar los brazos cambia el que queda al frente, la primera vez será el izquierdo, en la siguiente del derecho y así sucesivamente.

Ojos: se mantienen cerrados todo el tiempo.

Mantra: los brazos se moverán al ritmo del mantra del audio que te proporcionamos, pero esta vez no debes cantarlo.

PARTE 3.
Posición: mantén la posición de los brazos como en la parte anterior, pero esta vez cierra los puños, envolviendo a tu dedo pulgar, al cual presionaras fuertemente, como si estuvieras tratando de exprimir toda la sangre dentro de tu dedo. Mueve los brazos en pequeños círculos hacia atrás, sin dejar de presionar tus pulgares. Mantén los brazos estirados y los codos rectos. El movimiento debe ser enérgico y tan poderoso que puedas sentir como vibra tu columna.



Mantra: canta el mantra GOD (Dios) poderosamente, apoyando el sonido desde tu abdomen. Cada movimiento circular de tus brazos, debe acompañarse de una repetición de GOD. La velocidad y el ritmo del canto son iguales a la del ejercicio dos.



PARTE 4.
Posición: dobla tus brazos de tal manera que los antebrazos queden frente a tu pecho, paralelos con el piso, las palmas de las manos deben estar dirigidas a tu cuerpo. Una palma (puede ser cualquiera de las dos) deberá estar más cerca de tu cuerpo. Para comenzar, la mano derecha se mueve hacia arriba unos cuantos centímetros mientras la mano izquierda se mueve hacia abajo. Las manos se moverán alternadamente arriba y abajo entre el tercer y cuarto chakras; el movimiento debe de ser suave y al ritmo del mantra a continuación.

Mantra: mientras mueves tus manos, canta el mantra HAR HARAY HAREE, WHAA-HAY GUROO en un tono profundo y constante, canta desde tu abdomen; la repetición del mantra debe tomarte aproximadamente 4 segundos cada vez.

Tiempo: si decidiste dedicarle 11 minutos a cada parte de este Kriya, canta el mantra en voz alta por 6 minutos, murmúralo por 3 minutos y sílbalo por 2. Si  estás haciendo la versión de 3 minutos, canta el mantra en voz alta por 1 minuto, murmúralo por otro minuto más y finaliza con el silbido por 1 minuto.

PARTE 5.
Posición: dobla los brazos enfrente de tu pecho, dejando descansar el antebrazo derecho encima del izquierdo, con las palmas de las manos mirando hacia abajo. Mantén la columna derecha y los brazos estables y paralelos al piso, sin dejarlos caer.

Ojos: mantenlos cerrados.

Respiración: deberás hacer respiraciones de un minuto. Respira lenta y profundamente, de manera que una respiración completa te tome un minuto entero. Para respirar de esta manera, debes estar muy consciente de tu respiración, inhala 20 segundos, mantén el aire 20 segundos y finalmente exhala por otros 20 segundos.


Has completado el Subagh Kriya. El ejercicio completo, con sus cinco partes, te será de mucho beneficio, sin embargo, también puedes hacer solo la parte uno para la prosperidad. Por tendencia, solemos estar muy preocupados todo el tiempo y cargamos con nuestros miedos e inseguridades que nos impiden manifestar nuestra divinidad y expandir nuestro poder. Este Kriya, revierte esa tendencia, ya que nuestra psique se corrige al dedicarle unos minutos y te darás cuenta de todo el bien que puede hacerte.

Finalmente, comentarte que estos ejercicios no deben de hacerse más de los tiempos recomendados, pues aunque no lo creas, esto podría volverte “demasiado rico” y esto equivale a la codicia; ningún extremo es recomendable ;)


¡Esperamos que esta práctica traiga muchas bendiciones y abundancia en todos los sentidos a tu vida!

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana