Las lecciones de "Un Curso de Milagros"

Me cuesta creer que ya han pasado dos meses desde que estamos haciendo “Un Curso de Milagros”. Anteriormente les platiqué mis primeras impresiones siguiendo el curso y hoy vamos con una segunda actualización, después de 60 lecciones realizadas.

Lo primero que quiero comentar es el nivel de compromiso que se requiere para seguir un curso así; debo confesar que me cuesta mucho la disciplina y proyectos a mediano y largo plazo me cuesta cumplirlos (área de oportunidad a trabajar en mi ;)). Este no es un curso intensivo, que podamos cubrir en un fin de semana, requiere un verdadero compromiso por un año, paciencia y apertura mental, pues nos toparemos con ideas un tanto difíciles de digerir. Pero créanme, que hacerlo, va teniendo sus recompensas.


El curso, en su parte práctica, está conformado de lecciones diarias que se instruyen a través de sesiones cortas, sesiones largas y repasos.

Sesiones cortas
Para mí las lecciones cortas han sido las más fáciles de seguir y las que más disfruto. A veces se complica recordarlas, porque hay días en que se requiere recordar la idea hasta 4 veces por hora. Pero con la tecnología de nuestros tiempos, una alarma en el celular o computadora hace mucho más fácil el trabajo para la memoria.

Sesiones largas
Me ha costado mucho más trabajo cumplir con estas. A veces me pierdo en la idea del día y experimento cierta incomodidad de que no la entiendo y como el tiempo dedicado a ella es más largo, me enfada o me distraigo.

Sin embargo, con la práctica, he descubierto que muchas de las ideas, aunque de entrada no las entendemos o presentamos un rechazo hacia ellas, pasa una cosa extraña, no sé si sea por las mismas prácticas, pero llega un momento en que se internalizan y es como que las aprehendes dentro de ti de forma inconsciente, pero días después como que “te cae el veinte” y empiezas a comprenderlas, esta vez de forma consciente.

Es decir, primero las repites pero como simples palabras, pero después es como “¡aaaah! esto es así”… me cuesta trabajo explicarlo con palabras, pero seguro quienes están siguiendo el curso me comprenderán :)

Repasos
Justo acabamos de terminar 10 días continuos de repasos, en donde se retoman las ideas de las lecciones anteriores y repasamos varias diariamente, con sesiones cortas para cada frase. He disfrutado mucho de estos repasos, pues aquí es donde experimenté mucho de lo que comenté en el punto anterior; retomar ideas de lecciones anteriores, muchas de las cuales, sinceramente, hacía el ejercicio, pero solo repitiendo como merolico la idea, pero algo mágico pasó en los repasos que en realidad todo se conectaba y tenía sentido en mi interior y realmente sentí lo que estaba diciendo. Fue una sensación muy mágica, que de corazón deseo muchos de ustedes hayan experimentado o experimenten si en un futuro deciden hacer Un Curso de Milagros.

Hasta ahora ha sido una muy buena experiencia, pero si, requiere mucha dedicación seguir el curso y apegarse al régimen diario de prácticas. Sin embargo, puedo decirles que esto también refleja sus beneficios, estos son algunos que en lo personal he notado hasta ahora:

-Me siento más paciente; como ya dije, nunca había hecho un curso enfocado en lo espiritual, que fuera de tan larga duración, y con Un Curso de Milagros siento que se ha desarrollado mi paciencia y también mi nivel de compromiso. Gracias a esto, ahora me percibo como una persona mucho más disciplinada.

-Dejas de pensar tantas tonterías; como tu día se ve inundado por las practicas, y en lo personal busco tiempos de mi día en que pueda cumplir mi compromiso de seguir el curso, el estarlo pensando y practicando tanto, te distrae de estar pensando otras cosas, muchas veces tonterías que no son nada positivas y que ni siquiera aportan a tu vida. Mantener a tu mente ocupada en algo tan positivo y divino como las lecciones diarias del curso, te enfoca en algo positivo, sabio y que te hace crecer.

-Me he desapegado bastante de las cosas; supongo que por las mismas ideas que ya hemos trabajado en el curso, si he notado que muchas cosas dejan de tener tanta importancia, en consecuencia, me afectan menos o simplemente ya ni siquiera me importan. Esto te quita varios pesos de encima.

-La sensación de reconexión con lo divino es maravillosa. En el Curso se menciona muchas veces a Dios… esto es por ponerle un nombre, pero podríamos llamarlo de cualquier forma y estamos refiriéndonos al mismo Ser con características divinas y bondadosas. El punto es que, no importa como lo llames, pero de verdad con el Curso siento mucho mayor conexión a un Ser Divino que me acompaña, protege, enseña y principalmente ME AMA. Las ideas de que este Ser ha creado un mundo maravilloso y perfecto, para que disfrutemos, es una parte grandiosa del Curso de Milagros.

Podría seguir con muchas cosas más, pero no quiero que esto sea tan largo ni aburrir a nadie, así que ya nos leeremos en la próxima. Eso sí, no quiero irme sin antes decirles que parte de lo que nos menciona Un Curso de Milagros, es que, a pesar de que debemos procurar hacer las practicas apegadas a la forma en que se especifican, no pasa nada si nos olvidamos de una sesión en el día, sobre todo cuando por ejemplo son sesiones de uno o dos minutos cada hora, y por andar ocupados pasamos de una; hay que desapegarnos de la culpa y soltar… esto también es parte de la enseñanza de Un Curso de Milagros.

¡Hasta la próxima… Luz y Amor!


Si te interesa seguir este curso, puedes descargar todo el material necesario aquí.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana