Varios caminos, un solo destino...

"Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Corán, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe.

Cuando uno adquiere una cantidad infinitesimal del Amor, se olvida de ser musulmán, mago, cristiano o infiel.

Excepto el Amor intenso, excepto el Amor, no tengo otro trabajo; salvo el Amor tierno no siembro otra semilla."

Ibn 'Arabi

1 comentario...escribe el tuyo!

Lo + leído esta semana