Muerte y Renacer...


Mucho información ha circulado en torno a las fechas que estamos celebrando en estos días…ya sea Halloween, Día de Muertos (como se celebra en México) o el Día de Todos los Santos, la historia de estas celebraciones se ha tergiversado un tanto…

La realidad es que estas fechas tienen un significado profundamente espiritual, cada una a su manera nos invitan a hacer una reflexión en nuestras vida; en otra ocasion profundizaremos un poco mas en los significados, las tradiciones y las simbologias que cada celebracion presentan.

Por lo pronto, rescatemos un poco del maravillosos significado espiritual que ellas guardan en comun: Este es un momento mágico en el que el velo que separa el mundo de los vivos del de los muertos, se vuelve casi imperceptible…la muerte y la vida se vuelven casi una misma…las energías de la Madre Tierra en estas fechas entran en un estado que nos influye directamente, ya que estamos a muy poco de entrar al invierno, época en que el Universo retoma fuerzas para volver a bendecirnos con sus frutos en la próxima primavera…esta noche comenzamos a prepararnos para el invierno, y debido a las energías producidas en este momento y el proceso de cambio por el que estamos pasando, se dice que hoy es un día de muerte, mas siempre hay que recordar que no hay muerte sin renacimiento, pues estos dos van seguidos uno del otro en el ciclo que transitamos. Este es un excelente instante para liberarnos de nuestras debilidades, defectos o dejar “morir” actitudes o sentimientos que no queremos más en nuestra vida.

También es un buen momento para meditar sobre todas las “muertes” que hemos tenido que enfrentar hasta ahora; por muertes no nos referimos solamente a muertes físicas de seres queridos o conocidos, sino a las cosas, personas y situaciones que hemos dejado atrás, cambios que hemos enfrentado dando paso a lo nuevo en nuestra vida, por ejemplo algún vicio del que hayas logrado dejar de depender, el decir adiós a alguna persona que ya no tenia mas que hacer en tu vida, etc…

Esta es una fecha que divide el ciclo de nuestra Tierra, así como el de nosotros como personas, es el final y el principio, pues cuando algo muere algo también renace…

Meditemos sobre nuestras ideas y sentimientos sobre este paso, recordemos también con cariño a aquellos que han cambiado de plano para continuar con su evolución y agradezcamos todo aquello que debía y ha muerto en nuestra vida abriendo nuestro corazón al renacer que nos espera…

Ejercicio para este día:

Tomate unos minutos este día para hacer un pequeño ritual.

Antes de empezar el ritual, medita acerca de la muerte, piensa en los amigos y familiares que han partido, recuerda que la muerte es sólo un paso para iniciar un nuevo ciclo, de la muerte al renacimiento. Mantén firme en tu mente que la realidad física no es absoluta, el alma nunca muere.

Ahora tomate un tiempo y reflexiona sobre todo aquello que deseas dejar atrás (malos hábitos, resentimientos, etc.) y escribe en una hoja de papel todo aquello que has decidido que no quieres mas en tu vida…

Prende una vela, siéntate frente a ella y toma el papel donde escribiste todo aquello de lo que deseas liberarte, léelo en voz alta, mira fijamente la llama de la vela y di:

A través de este fuego transformo lo que me está atormentando.
Que las energías sean revertidas
¡De oscuridad, luz!, ¡De mal, bien!
¡De muerte a nacimiento!

Sostén el papel en la llama de la vela y permite que se queme completo (puedes tener alguna vasija resistente al fuego cerca de ti, para echar ahí la hoja y permitir que se queme completa).

Al quemarse, el mal disminuye, desaparece al ser consumido por los fuegos universales. Siente y visualiza como todo aquello que te aqueja se va quemando junto con ese papel. Siéntete renovado y da las Gracias.

Las cenizas es recomendable que las entierres, puede ser al día siguiente o bien en este mismo momento, solo permite que la vasija se enfríe para evitar cualquier tipo de accidente.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana