Para aprender...


Un día, un novicio se presentó para recibir las enseñanzas de un sabio maestro.

-Primero tendrás que hallar la respuesta a una pregunta, le dijo uno de los discípulos. Si lo consigues, el maestro te aceptará como alumno dentro de tres años.

La pregunta fue presentada y el alumno se esforzó hasta que hubo encontrado la respuesta.

-Tu respuesta es correcta. Ahora puedes marcharte y esperar que pasen mil y un días; sólo entonces, podrás volver aquí para recibir la enseñanza.

El novicio estaba encantado, tras mostrar su agradecimiento se le ocurrió preguntar:

-¿Qué habría ocurrido si no hubiera encontrado la respuesta correcta?

-¡Ah, en ese caso, te habría admitido al instante!

Para poder asumir ciertas enseñanzas hay que empezar por desaprender lo aprendido....

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana