Oración a la Pachamama

¡Oh gran Madre!, adorada por toda la creación y existente antes de su conciencia. A ti, fuerza femenina básica, ilimitada y eterna.  

¡Oh casta Diosa de la Luna, señora de toda magia! Los vientos y las hojas en movimiento cantan tu nombre, con la media luna sobre tu frente, y tus pies descansando sobre los cielos estrellados. En ti, señora de los misterios aún no resueltos, señora de los campos, nos regocijamos y conocemos la plenitud de la juventud.  

Tú, madre bendita, amable Señora de las cosechas, vestida con la profunda y fresca maravilla de la tierra y el oro de los campos llenos de granos; las mareas de la tierra son regidas por ti y todas las cosas se realizan de acuerdo a tu estación. Eres refugio y curación. Eres la madre dadora de vida, maravillosamente fértil.  

Te adoramos como la anciana sabia, guardiana del continuo ciclo de muerte y renacimiento. Eres la rueda, la sombra de la Luna. Gobiernas las mareas de mujeres y hombres, dando liberación y renovación a almas abatidas. Aunque la oscuridad de la muerte es tu dominio, la alegría del renacimiento es tu regalo. 

Tú, la Diosa de la Luna, la Tierra y los mares. Tantos nombres como fortalezas posees; viertes magia y poder, paz y sabiduría. Eres la eterna doncella, Madre de todo y anciana de la oscuridad, te veneramos y pedimos tus bendiciones de amor ilimitado. 

Así sea.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana