El arte de la respiración

Mucho hemos platicado en este espacio de la meditación, y parte muy importante de ella es sin duda la respiración. Antes de adentrarnos más en el tema, veamos cómo estamos respirando:

Pon tus manos sobre tu abdomen y toma una respiración bien profunda. Observa qué pasa con tu abdomen….exhala y de nuevo respira profundamente… ¿qué pasa cuando inhalas y qué pasa cuando exhalas? Identifica si se presentó alguna de estas situaciones:

- Se movieron los hombros hacia arriba y hacia abajo.
- Al inhalar el abdomen se contrae hacia adentro.
- Al exhalar el abdomen se suelta y regresa a su estado normal.
- Te sientes mareado.
- No sentiste ningún cambio en el abdomen.

Si te sucedió cualquiera de las situaciones de arriba o todas, estás respirando incorrectamente. No te preocupes, la mayoría de las personas no saben respirar correctamente para aprovechar el oxígeno que tenemos gratis a nuestro alrededor y que al entrar en nosotros se transforma en energía pura. La humanidad en general se ha enfocado mucho en comer sanamente; verduras, fibra, frutas y proteínas saludables. Se ha ocupado en promover el beber suficiente agua durante el día para el buen funcionamiento de los riñones, del intestino, hidratar la piel, eliminar toxinas, entre otras funciones. Sin embargo tomamos a la ligera la cantidad de oxígeno que respiramos. Respirar es mucho más importante que comer o beber agua. Aguantamos horas sin comer ni beber, sin embargo ¿cuánto aguantas sin respirar?


Como respirar correctamente
Pon tus manos en el abdomen otra vez y al inhalar asegúrate de expandir el abdomen lo suficiente para que entre el aire en la cavidad total de los pulmones. Al expandir el abdomen expandes el diafragma que permite que más oxígeno circule por el sistema respiratorio. Al exhalar el abdomen se contrae para sacar el aire ya procesado por nuestro sistema.

Si no expandes el abdomen estás respirando superficialmente y no permites que suficiente oxígeno pase a los pulmones. No te estás alimentando con suficiente oxígeno. Intenta otra vez respirar profundamente mientras lees este texto. Ejercita mejor este maravilloso sistema que nos mantiene vivos, alertas y llenos de energía.

Cuando bostezamos es una señal que estamos respirando muy superficialmente y el cuerpo te manda la señal que necesita más oxígeno y por eso estamos obligados a abrir la boca para llevarnos una gran cantidad de aire a los pulmones.

Una buena respiración nos proporciona una cantidad de beneficios que seguramente hemos olvidado:

-Al respirar correctamente oxigenamos mejor nuestras células y les damos juventud.
-Ante el cansancio, oxigenarte correctamente te proveerá de mayor energía.
-Ante un problema, el respirar profundamente oxigena nuestro cerebro para pensar con mayor claridad.
-Detenerse a respirar un par de veces ante el estrés te permitirá relajarte y continuar con tu actividad con mayor energía.
-La respiración correcta te armoniza y tranquiliza holísticamente.


Aprende a respirar correctamente para que sea tu forma natural de alimentar tu energía desde una de las fuentes más preciadas que tenemos: el aire.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana