Música que cura

La musicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza el manejo de la música y sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) en un proceso con participación activa y/o receptiva por parte del paciente.

La musicoterapia tiene como fin desarrollar potenciales o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento. Todos sabemos reconocer cuándo una canción nos parece alegre o triste. Generalmente asociamos nuestro estado de ánimo a la melodía de numerosas obras de todo tipo. Pues bien, precisamente la musicoterapia recurre a estas melodías como método para curar o reducir diversos problemas de salud.

La idea de base es reconocer que gran parte de las enfermedades tienen su origen en el cerebro, quien luego transmite a una parte del cuerpo un estímulo determinado que reproduce una enfermedad. Con la musicoterapia se intenta hacer llegar al cerebro, estímulos que le lleven a una relajación o anulación de los estímulos que reproducen la enfermedad; a través de diversas melodías se pueden conseguir efectos sorprendentes.

Aunque la musicoterapia ya se conocía desde la antigüedad, en los años cuarentas del siglo pasado se utilizó como rama de medicina recuperativa, que con efectos fisiológicos, afectivos y mentales, contribuye al equilibrio psicofísico de las personas. Hoy en día se aplica fundamentalmente en desequilibrios nerviosos, influye positivamente sobre el corazón y pulmones, alcoholismo, drogas y como prevención de suicidios, aunque todavía es necesario profundizar mucho más en el tema. 

El esquema básico de trabajo en esta disciplina contempla tres aspectos: la interacción positiva del paciente con otros seres, la autoestima y el empleo del ritmo como elemento generador de energía y orden. La musicoterapia actúa como motivación para el desarrollo de autoestima, con técnicas que provocan en el individuo sentimientos de autorrealización, autoconfianza, autosatisfacción y mucha seguridad en sí mismo. El ritmo, elemento básico, dinámico y potente en la música, es el estímulo orientador de procesos psicomotores que promueven la ejecución de movimientos controlados: desplazamientos para tomar conciencia del espacio vivenciados a través del propio cuerpo. 

 La herramienta sonora más poderosa según muchos terapeutas del sonido es el canto de armónicos. A través de nuestras propias voces, podemos proyectar a la parte enferma la frecuencia de resonancia correcta, y devolver su frecuencia normal. Según Jonh Beaulieu, la entonación de armónicos afecta incluso al flujo de la kundalini de las tradiciones místicas. Tema muy relacionado con los mantras tibetanos realizados para limpiar los chakras y despertar la energía para alcanzar la iluminación. 

Aquí algunos ejemplos de musicoterapia:

Musicoterapia para la sanación y armonía del hogar

Musicoterapia para curar el dolor de cabeza

Musicoterapia para curar el dolor de estomago


Solfeggios Sagrados


Más Musicoterapia en nuestro canal de Youtube 
 y en nuestra Radio.

Tu opinión es importante...compártela aquí:

Lo + leído esta semana